Caminando con Lou.

Los escritores bebemos de la vida, pero hay que deslizarse con los ojos abiertos y sorber con calma para poder plasmar luego las dentelladas del camino en el papel. Hay que hacerlo con calma, con el mismo compás tranquilo y la misma lengua afilada que el bueno de Lou.

Las grandes ideas están en la vereda, hay dar un paseo por el sendero de la vida, y si hay rosas de más no dudéis en quitaros los calcetines para sentir las espinas. Lou con su mirada tímida y su voz consumida ya nos enseñó el camino.

Igual que cuando Holly vino a Miami, los escritores también viajamos en autostop, nos gusta el riesgo, viajar sin rumbo, mirar por la ventanilla, oír y conversar con extraños. Igual que Holly se afeitó las piernas para convertirse en ella, nosotros nos afeitamos el alma para cambiar de piel y meternos en la de otro; sin prejuicios, sin normas, huimos del jodido que' dirán, de sentimentalismos y vergüenzas. Fingimos ser cualquiera para escupíroslo en el papel.

Hey babe, take a walk on the wild side, said hey honey, take a walk on the wild side.
-Lou Reed.

Como Candy también somos forasteros, venimos de fuera de la isla, y la isla está llena de escritores que acomodan sus culos en los taburetes de la barra, de momento estamos en la puerta de atrás atentos al movimiento del personal, dispuestos a hacer sangre si un asiento queda libre.

Ey nene, date una vuelta por el lado salvaje, dice, ey nena, date una vuelta por el lado salvaje.


El pequeño Joe nunca regaló nada, todo el mundo tenía que pagar y pagar. Aspiramos a un taburete en la barra y una moneda en los bolsillos ayuda a acercarse para tomar un trago. Un trapicheo aquí y un trapicheo allá.

Hey babe, take a walk on the wild side, said hey honey, take a walk on the wild side.

Salimos a la calle buscando alimento para el alma, como Sugar Plum, pero no siempre es fácil, hay que tomárselo con calma. Si necesitas sacar para comer no sirven las pausas, pero tampoco las prisas, puedes ponerte nervioso y equivocar el camino.

Hey babe, take a walk on the wild side, said hey honey, take a walk on the wild side.

No salgas a toda pastilla, tómatelo con calma. Jakie salió a toda pastilla para estrellarse soñando con ser James Dean. Ella no lo era, pero nosotros aunque no seamos Lou Reed tenemos que arriesgarnos a pasear por el lado salvaje de la vida.

Imagen by Jef Aerosol. Marseille-france.

3 comentarios:

Alex Palahniuk 2 de diciembre de 2014, 2:27  

Gran entrada. Explicas a la perfección la influencia de un artista único. Para mí uno de los más grandes: poesía, sentimiento y cinismo

estela caruso jaeltete 2 de diciembre de 2014, 16:27  

Me gusto este blog.

Víctor Fernández 3 de diciembre de 2014, 0:23  

Gracias por vuestros comentarios, así da gusto echar horas frente a la pantalla. Un abrazo fuerte.

Publicar un comentario

Sobre este blog

Blog personal del escritor Fernández del Páramo. Un espacio digital creado para dar a conocer su obra y compartir impresiones con sus lectores.